Salado: “¿Quién puede entender que un dirigente del PSOE cobre 90.000 euros sin ir a trabajar?”


 

El vicepresidente del PP de Málaga, Francisco Salado, se ha cuestionado sobre “¿Quién puede entender que un dirigente del PSOE cobre cerca de 90.000 euros sin ir a trabajar?”, a raíz de que se hayan abierto diligencias previas contra el parlamentario Luciano Alonso y el diputado provincial Luis Guerrero, por la contratación de este último como director del Centro Andaluz del Flamenco, responsabilidad que nunca ejerció.

 

En este sentido, Salado ha exigido que haya dimisiones y explicaciones por parte del PSOE tras conocerse este último paso procesal por parte del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), algo que “veíamos venir, ya que el PSOE tuvo la oportunidad en el pasado pleno de dar explicaciones, cuando su portavoz en la Diputación, Francisco Conejo, se convirtió en adalid de Guerrero y mintió a todos los malagueños asegurando que no había ninguna irregularidad”.

 

“Dijeron entonces que todo se debía a un mero error administrativo, pero se negaron a enseñar el decreto en el que se reflejaba la contratación de Guerrero”, ha apuntado el dirigente popular, que ha lamentado que “una vez más vemos como el PSOE vuelve a utilizar las administraciones públicas en beneficio de su partido”. “En el próximo pleno le daremos una segunda oportunidad para que se explique, para que deje de hacer teatro”, ha anunciado.

 

“Con la contratación del señor Guerrero han utilizado los recursos de todos los andaluces para su propio beneficio, situándolo como director de un centro para el que nunca trabajó”, ha criticado el dirigente del PP malagueño, que ha advertido de que “Guerrero debe devolver las cantidades económicas que recibió” en este sentido.

 

No obstante, Salado extiende las responsabilidades políticas de este hecho a los máximos dirigentes del PSOE provincial, Miguel Ángel Heredia y Conejo, convencido de que fueron ellos los que pidieron a Alonso, por entonces consejero de Cultura, que llevara a cabo la citada contratación.

 

“Es el momento de que Heredia y Conejo pongan en marcha su código ético, el mismo que parece que no aplican en Málaga, donde nadie dimite pese a que sea imputado o investigado”, ha planteado Salado, que ha hecho referencia al caso de la piscina de Conejo, “hechos muy graves a los que ahora se suman estas investigaciones por prevaricación administrativa y malversación de caudales públicos” a Alonso y Guerrero.

 

El vicepresidente de los populares malagueños ha subrayado que las responsabilidades penales las dirimirá la justicia, “pero hay responsabilidades políticas por un uso torticero de las administraciones públicas a favor del PSOE”. “A Conejo y Guerrero sólo les queda un camino, el de la dimisión, mientras que Heredia, como secretario general del PSOE malagueño, tendrá que explicar si autorizó o no la contratación de Guerrero, además de garantizar que éste devolverá lo que ha cobrado indecentemente”, ha concluido.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.