Oña acusa a Isofotón de llevar a sus empleados “al límite” y lamenta la inacción de la Junta, “que la convierte en cómplice”


  • La parlamentaria considera “sorprendente” el impago del finiquito a los expulsados y el retraso del pago de nóminas mientras 45 directivos cobran puntualmente
  • Denuncia que el Gobierno andaluz prefiere esta situación “precaria” de la entidad para evitar su cierre definitivo con tal de no asumir el último aval de 35 millones de euros

Málaga, 15 de agosto de 2013.- La parlamentaria andaluza por el PP de Málaga Esperanza Oña ha acusado hoy a la empresa Isofotón de llevar a sus empleados “al límite” con el retraso de los pagos de nóminas y el impago de los finiquitos a los expulsados, y ha lamentado la inacción de la Junta de Andalucía al respecto, lo que “la convierte en cómplice”.

En concreto, Oña ha denunciado que a día de hoy los empleados no han cobrado la nómina de julio y que la de junio llegó con un mes de retraso, “algo que resulta sorprendente si se tiene en cuenta que hasta 45 altos directivos de la empresa han cobrado sus nóminas puntualmente”.

Asimismo, más de la mitad de los 700 empleados con los que cuenta la planta fotovoltaica, tras ser despedidos a raíz de un ERE, siguen sin cobrar las nóminas, finiquitos e indemnizaciones que se les deben, “y me consta que se han visto en una situación verdaderamente complicada, ya que no ha entrado ni un euro en sus hogares hasta que, afortunadamente hace unos días, han empezado a cobrar el desempleo”.

“Es evidente que la situación de Isofotón necesita de una acción política contundente que al parecer nunca va a llegar por parte de la Junta de Andalucía, principal avalista de la entidad durante estos años y que de forma sistemática se ha negado a investigar el uso de las subvenciones concedidas, que no han evitado la quiebra de la empresa”, ha expuesto la diputada autonómica.

En este sentido, Oña ha mostrado su preocupación ante el hecho de que la Junta “prefiera esta situación de precariedad antes que el cierre de la planta, lo que la obligaría a hacer frente al aval de 35 millones de euros que concedió a los últimos propietarios”.

La dirigente popular ha calificado los últimos años de gestión de la empresa y las subvenciones concedidas como “un cúmulo de despropósitos donde hay dos responsables muy claros, la empresa, que no ha sabido gestionar estos fondos públicos para evitar despidos, que era su máxima prioridad, y la Junta de Andalucía, que no se ha preocupado por hacer un seguimiento adecuado de estas ayudas”.

“Lo peor es que no hacen nada para revertir la situación y se niegan a investigar”, ha lamentado Oña, que considera indignante que los efectos de esta mala gestión e inacción por parte de “ambos responsables” estén dejando “en una situación muy difícil a cientos de esforzados trabajadores que cada vez se sienten más desamparados”.

“Isofotón y sus trabajadores han pasado de ser la joya de la corona del PTA a un problema molesto para el Ejecutivo andaluz que nadie quiere afrontar e investigar, a saber por qué”, ha criticado Oña, que considera que la negativa del consejero de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, Antonio Ávila, a reunirse con los trabajadores “es la mejor muestra de este desinterés por parte del bipartito”.

Por último, ha exigido a la empresa que actúe con responsabilidad, “ya que es intolerable que se pague puntualmente las nóminas de los directivos mientras que el resto de trabajadores ni cobran ni se les da ninguna explicación por ello”.