La Junta pasa de llevar el sistema de dependencia en Málaga del ralentí al retroceso


  • Navarro lamenta que el Gobierno andaluz “asfixie” a organizaciones, asociaciones y centros de mayores
  • Andrade valora la labor asistencial de los centros, los cuales son “los protagonistas de mantener las políticas sociales”

Málaga, 5 de octubre de 2013.- El Partido Popular de Málaga ha alertado hoy de la “pasividad” de la Junta de Andalucía en materia de políticas sociales y, en concreto, en lo que a dependencia se refiere. En este sentido, la vicesecretaria de Acción Política de la formación malagueña, Patricia Navarro, ha acusado al Gobierno andaluz de llevar la dependencia del ralentí al retroceso.

“Hemos pasado de tener un sistema ralentizado, casi de ir a cámara lenta, a uno en claro retroceso el cual va cuesta abajo por los recortes del bipartito”, ha sentenciado Navarro, quien ha sostenido que el Gobierno andaluz ha avocado a la dependencia a “un estancamiento total”.

La popular, que con motivo de la celebración del Día del Mayor ha visitado recientemente el centro Juan González en la capital, junto con el coordinador de Acción Social del PP malagueño, Julio Andrade, ha conocido de primera mano los problemas a los que tienen que hacer frente este tipo de centros debido a la “desidia” de la Junta.

“No se reponen plazas libres en los centros de día, no se cubren las vacantes concertadas en residencias, muchos dependientes tienen reconocida una prestación que nunca les llega”, ha enumerado la también senadora popular, quien no ha olvidado que el Gobierno andaluz también “ha dejado de pagar las reservas en residencias de mayores y discapacitados”.

Para Navarro se trata de una situación “totalmente insostenible”. “No solo lo dice nuestra formación, sino que así nos lo han trasladado tanto la dirección como los trabajadores del centro”, ha indicado a la vez que ha explicado que el número de trabajadores va en función del número de plazas que oferta el centro, cifras que “disminuyen día a día” y que “puede provocar la desaparición tanto de puestos de trabajo, tal y como está ocurriendo, como de los centros”.

Así, ha subrayado que la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales cuenta en la actualidad con 2.494 plazas concertadas y 305 públicas que se reparten en 47 centros residenciales de personas mayores en la provincia, estando ocupadas en estos momentos el 80 por ciento de las mismas. “Lamentablemente, cuando muere un mayor su plaza queda sin ocupar, algo que está provocando una desaparición progresiva de estos centros”, ha opinado.

“A pesar de la alta demanda de plazas, la Junta prefiere tenerlas sin ocupar porque es más barato, mientras día a día tanto mayores como familias sufren la falta de ayuda de la Administración”, algo que para la popular “choca frontalmente con la supuesta defensa de las políticas sociales que tanto prometen PSOE e IU”.

“Magnífica” labor de los centros

Por su parte, Andrade ha valorado la “magnífica” labor de estos centros que “aunque se estén viendo sometidos a una asfixia constante, están haciendo mucho con poco”. “Día a día son los encargados de ofrecer una asistencia de la mayor calidad posible a pesar de que se encuentran entre la espada y la pared que les ha puesto la Junta”, ha indicado.

Igualmente, ha reconocido el esfuerzo de los centros por mantener la ratio de trabajadores a pesar de que cada vez hay más plazas vacantes, así como la dedicación de los profesionales que dirigen y gestionan este tipo de instituciones.

“Gracias a estas organizaciones, y a su voluntad e imaginación, se está sosteniendo un sistema que está en situación de supervivencia pura y dura al que debería dar cobertura la Junta, pero prefiere mirar para otro lado”, ha aseverado.

Es por ello por lo que ha exigido finalmente que la Junta “tome cartas en el asunto de una vez por todas” a la vez que ha urgido a “ocupar las plazas disponibles, haciendo frente a la demanda existente”. “Nuestros mayores merecen lo mejor; merecen una asistencia de calidad y no el olvido del Gobierno andaluz”, ha concluido.