La Junta debe a los ayuntamientos de Málaga más de 23 millones de euros en políticas de empleo


  • Díaz acusa al Gobierno andaluz de desmantelar el SAE y todas aquellas iniciativas que dan servicio a los desempleados
  • Carmona anuncia que el PP llevará a todos los ayuntamientos mociones para reclamar esta deuda pendiente que aumenta aún más el paro entre los más jóvenes

Escucha parte de las declaraciones de Díaz

Escucha parte de las declaraciones de Carmona

Málaga, 9 de julio de 2013.- El vicepresidente de la Comisión de Economía y Empleo del Parlamento andaluz y diputado autonómico por el PP de Málaga, José Eduardo Díaz, ha denunciado hoy que la Junta de Andalucía debe a los ayuntamientos de la provincia un total de 23,57 millones de euros en políticas de empleo a través de la Dirección General de Formación Profesional para el Empleo.

“Una deuda muy preocupante que viene a confirmar la absoluta paralización de las políticas activas de empleo por parte del Gobierno andaluz”, ha alertado el parlamentario andaluz, que ha comparecido en rueda de prensa junto al vicesecretario de Política Municipal del PP malagueño, José Ramón Carmona.

En este sentido, Díaz ha advertido de que desde el Gobierno andaluz se está llevando a cabo “un desmantelamiento sistemático de todos aquellas iniciativas cuyo fin es dar servicio a los desempleados”. “Esta demolición continuada ha afectado al Servicio Andaluz de Empleo (SAE), que no puede contratar ni a asesores ni a orientadores que ayuden a los andaluces en la búsqueda de un empleo”, ha lamentado.

De igual modo, Díaz considera que “no sólo no hacen nada desde sus propios organismos para incentivar la creación de empleo, si no que lastran también las oportunidades de otras administraciones al respecto, tal y como demuestra la deuda que la Junta mantiene con los ayuntamientos malagueños en esta materia”.

El vicepresidente de la Comisión de Economía y Empleo de la Cámara andaluza ha recordado que desde 2011 hay 40 talleres de empleo y 23 escuelas taller “completamente paralizadas, sin poder ponerse en marcha por culpa de los impagos de la Junta, lo que afecta a más de 2.300 personas en toda la provincia”.

“Llevamos años dando la batalla en el seno de la Cámara, y así lo vamos a seguir haciendo tras ver la enorme deuda que la Junta mantiene con la provincia en lo que debería ser la máxima prioridad, el empleo”, ha señalado Díaz, que ha anunciado que solicitará una comparecencia de la consejera de Educación, Mar Moreno, ya que es a su Consejería a la que se han trasladado las competencias de formación, talleres de empleo y escuelas taller.

“Es necesario que den explicaciones, que digan por qué este abandono de las políticas activas de empleo y, lo más importante de todo, que paguen lo que deben”, ha subrayado el diputado autonómico.

Enviar a la Junta al cobrador del frac

Por su parte, Carmona ha anunciado que el PP de Málaga llevará a todos los ayuntamientos mociones para exigir el pago inmediato de los 23,57 millones de euros, iniciativas en las que también se pedirá que haya un calendario de pagos, “algo que la Junta ha sido incapaz de anunciar cuando nos han informado de esta deuda”.

“Hemos llegado al punto de que vamos a tener que enviar a la Junta al cobrador del frac”, ha ironizado el dirigente popular, que ha lamentado que cada vez que el Gobierno andaluz anuncia un gran plan “lo hace sin ningún tipo de financiación, plazos de ejecución o previsiones, lo que termina dejando a los ayuntamientos en la estacada”.

Carmona ha puesto como ejemplo el plan de exclusión social, “del que aún no han ingresado ni un solo euro a los ayuntamientos”, o los impagos a la escuela taller de Estepona, que “pese a haberse comprometido a adelantar el dinero, han vuelto a dejar de ingresar, lo que ha obligado a cesar la actividad del curso”.

“No pagar no puede ser una virtud ni el sello de la gestión de PSOE e IU al frente de la Junta de Andalucía”, ha advertido el vicesecretario de Política Municipal de los populares malagueños, que ha recordado que estos impagos producen un aumento aún mayor del paro entre los más jóvenes, el colectivo más afectado por la crisis.