El rechazo de la Junta a la reforma local se basa en el temor a perder su administración paralela


  • Del Cid asegura que el Gobierno andaluz quiere conservar este entramado a toda costa, que supone 5.000 millones de euros al año
  • Recuerda que es la única administración que “maltrata continuamente” a los ayuntamientos, a los que recortó 1.500 millones de euros en los últimos tres años

Málaga, 16 de octubre de 2013.- La secretaria general del PP de Málaga, Margarita del Cid, ha afirmado hoy que el rechazo expresado por los dirigentes de la Junta de Andalucía en Málaga a la reforma de la administración local “se basa en el temor a perder su administración paralela, formada por más de 420 entidades y que nos cuesta a los andaluces más de 5.000 millones de euros al año”.

“Quieren mantener este entramado a toda costa, ya que es la única forma de mantener en nómina a miles de cargos de confianza con los que van cubriendo favores y creando clientelismos en clave PSOE e IU”, ha denunciado la dirigente popular.

En este sentido, la también diputada nacional ha argumentado que “si de verdad la Junta de Andalucía fuese una administración municipalista, apoyaría esta reforma sin titubeos, porque es la única que establece el principio de una administración, una competencia, y por fin sitúa a los ayuntamientos como los protagonistas de la gestión pública”.

“Durante demasiados años en Andalucía hemos visto cómo la Junta abusaba de los ayuntamientos, derivándoles sin financiación muchos de los servicios que el Gobierno andaluz está obligado a prestar”, ha detallado Del Cid, que ha indicado que la reforma evitará este tipo de maniobras “y obligará a las comunidades autónomas a cumplir con sus competencias y a pagar la deuda a los ayuntamientos”.

Al respecto, ha recordado que en los últimos tres años la Junta de Andalucía ha recortado a los ayuntamientos más de 1.500 millones de euros, “por lo que su discurso en defensa de la administración local a estas alturas no se lo cree nadie”.

Del Cid considera “irresponsable” que PSOE e IU utilicen la Junta para dar institucionalidad a las críticas contra la reforma local, “ya que es un rechazo que se basa exclusivamente en cuestiones partidistas, para poder seguir manteniendo a miles de enchufados en nómina”.

“Los ciudadanos han expresado en numerosas ocasiones su rechazo en torno a la compleja estructura de administraciones públicas en España, y precisamente esta reforma busca simplificarla y racionalizarla, para que el servicio que se preste sea el mejor posible”, ha argumentado la secretaria general de los populares malagueños.

Asimismo, ha recalcado que son los ayuntamientos “quienes salen fortalecidos del planteamiento que está haciendo el Gobierno central, porque garantiza el pago de los servicios que presten que vengan encomendados por administraciones superiores y regula aquellos otros servicios que por la naturaleza del ayuntamiento no puedan ser llevados a cabo con normalidad”.

“Se pone fin a la barra libre de la Junta de Andalucía, famosa por el escaso grado de ejecución de sus presupuestos y que todos estos años ha mantenido muchos servicios a raíz de ir asfixiando a los ayuntamientos, a los que les debe miles de millones de euros”, ha apuntado Del Cid.

Por último, ha recordado que la reforma local que impulsa el Ejecutivo de Mariano Rajoy, “incide en la transparencia y en la necesidad de pagar en tiempo y forma, premisas que resultan obvias pero de las que muchas administraciones carecen, tal y como le ocurre demasiado a menudo a la Junta de Andalucía”.