El PP exige la dimisión de la delegada de Educación ante su nefasta gestión en el colegio de Los Prados


  • Oblaré recuerda que “no es la primera irresponsabilidad de esta delegada, que muestra poca preocupación por la seguridad de los alumnos”
  • Rico advierte de una pésima planificación por parte de este departamento, que no solicitó la licencia de obras hasta el 7 de agosto

Málaga, 19 de septiembre de 2013.- El vicesecretario general del PP de Málaga, Francisco Oblaré, ha exigido hoy la dimisión de la delegada provincial de Educación de la Junta de Andalucía en Málaga, Patricia Alba, ante lo que ha calificado como “una nefasta gestión” en el colegio Los Prados, en Málaga capital, cuyas obras de cimentación han obligado al Gobierno andaluz a tener que desalojar el colegio por seguridad pese a que al inicio del curso aseguraron que no había ningún problema.

“Hemos acudido a la puerta de la Delegación de Educación, donde Alba se ha reunido con los padres y madres de alumnos afectados, a pedir su dimisión por la irresponsabilidad mostrada respecto a este colegio y todo el perjuicio que está produciendo”, ha señalado el dirigente popular, que ha comparecido junto a la parlamentaria andaluza Ana Rico.

Oblaré considera inadmisible que, año tras año, coincidiendo con el arranque del curso escolar, “desde la Junta se nos pretenda trasladar normalidad cuando hay colegios como éste que presentan graves problemas derivados de una falta de planificación por parte del Gobierno andaluz”.

“El problema del colegio de Los Prados es resultado de la improvisación por parte de la delegada de Educación, y no es la primera irresponsabilidad que comete, ya que en las inundaciones del año pasado adoptó la medida de desalojar de golpe todos los colegios, mostrando muy poca preocupación por la seguridad de los alumnos”, ha recordado el vicesecretario general de los populares malagueños.

Asimismo, Oblaré ha advertido de la situación en la que se han visto unos padres que la semana pasada “estaban recibiendo presiones por parte de la inspección educativa” para que sus niños fueran a clase, “y todo para que anoche se enterasen a través de los medios que sus hijos serían reubicados en otros colegios”.

“No podemos permitirnos una delegada de Educación que toma decisiones tan arbitrarias, sobre todo estando en juego la seguridad de nuestros hijos, por lo que debe dimitir o ser cesada por la nueva presidenta o por el consejero del ramo, ahora que tienen que reestructurar el Gobierno andaluz”, ha apuntado Oblaré.

Por su parte, Rico ha recordado que el pasado día 10 de septiembre “estuvimos reunidos con los padres y madres de alumnos de este centro, que nos trasladaron su temor a que sus hijos tuviesen que ir a clase en tales circunstancias”. “Al final el tiempo les ha dado la razón y efectivamente sus hijos han tenido que ser ubicados en otros colegios para salvaguardar su seguridad”, ha señalado.

“En cualquier caso, nada de esto habría sucedido si no fuera por la ineficacia y la irresponsabilidad de Alba”, ha recalcado la diputada autonómica, que ha anunciado que la Junta no pidió la licencia de obras hasta el 7 de agosto, “lo que demuestra la nula planificación que han tenido a la hora de afrontar estas obras”.

En este sentido, ha subrayado que las obras son para solucionar problemas estructurales de un colegio que tiene más de treinta años, “por lo que deberían haberse realizado a lo largo del verano y no haber arrancado en el peor momento, al inicio del curso”.

Por todo ello, “si Alba no es capaz de asumir su responsabilidad y dimitir, instamos al consejero del ramo, Luciano Alonso, a que la cese de su actual puesto, ya que desde que está al frente de este departamento no ha sido capaz de resolver ni uno solo de los muchos problemas que tiene la educación malagueña”.