El PP exige cambiar ya los requisitos de obras menores en entornos protegidos


El portavoz del PP de Málaga, José Ramón Carmona, ha exigido hoy a la Junta de Andalucía cambiar los requisitos para poder hacer obras menores en entornos protegidos sin tener que recurrir a una modificación de la Ley de Patrimonio, lo que supondría “eternizar el problema cuando la solución es posible desde ya”.

 

En concreto, Carmona considera que “lo más fácil es que el Gobierno andaluz emita una instrucción, una herramienta legal que sirva para clarificar la interpretación respecto a su propia ley, que hasta ahora ha sido errónea, y que cedan la autorización de obras menores a los técnicos municipales, que son los que mejor conocen cada caso”.

 

De hecho, el portavoz popular ha precisado que la mencionada ley establece que es la propia Junta la que tiene que autorizar aquellas obras que se produzcan en entornos protegidos, es decir, a cincuenta metros a la redonda de algún patrimonio calificado como Bien de Interés Cultural, “pero siempre y cuando afecte a la protección del propio bien o a su contemplación”.

 

“¿Qué afectará una obra en un baño de Paseo de Reding, en Málaga capital, a la contemplación de la plaza de toros de La Malagueta? ¿O el cambio de un rodapié en una vivienda de calle Lucena, en Antequera, a la protección del casco histórico?”, ha ironizado el dirigente popular, que ha apuntado que debido a estas circunstancias, son miles las viviendas que se ven afectadas en la provincia.

 

“Estamos en una situación de atasco debido a una mala interpretación de la Junta de Andalucía que ahora pretenden solucionar con un largo proceso de modificación normativa, en vez de reconocer que estaban equivocados y dejar de desconfiar en los técnicos de los ayuntamientos”, ha señalado el portavoz de los populares malagueños.

 

Carmona ha recodado que en la provincia de Málaga hay un total de 270 BIC, “por lo que todas las viviendas y locales a cincuenta metros a la redonda necesitan de una autorización de la Junta para poder hacer cualquier modificación menor”.

 

“Como en tantas otras cosas, la Junta tarda meses en contestar, de media unos seis meses, con la dificultad añadida de que si pasan tres meses y no hay contestación, se entienden que el permiso no es favorable y hay que volver a empezar de nuevo”, ha resumido Carmona. “¿De verdad es necesario todo este entramado burocrático para cambiar un suelo de ducha?”, ha insistido, indicando que debido a esta demora “lo que se produce es que haya muchas obras menores ilegales”.

 

Carmona ha querido trasladar el apoyo del PP malagueño a todos los técnicos municipales de los diferentes ayuntamientos que, “día tras día se enfrentan a estas trabas burocráticas, con un Gobierno andaluz que desconfía de su criterio y prefiere ser quien dictamine las licencias de obras menores en entornos protegidos”.

 

Al respecto, ha asegurado que si la Junta optara por la instrucción para aclarar su propia normativa, “habría ayuntamientos, como el caso de Antequera, donde este tipo de licencias tardarían en tramitarse menos de un día”. “Esa solución podría articularse desde ya, sin necesidad de más demoras”, ha apuntado.

 

Por todo ello, Carmona ha señalado que van a presentar mociones en todos los ayuntamientos instando a la Junta a este cambio para que sea una realidad lo antes posible, ya que también “tiene efectos importantes en el empleo si conseguimos agilizar la rehabilitación de viviendas”.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.