El PP exige a la Junta una sanidad pública “con menos políticos y más sanitarios”


  • Navarro pide al Gobierno andaluz transparencia e información en torno a la gestión sanitaria de la gripe A
  • Souviron critica que el Ejecutivo autonómico haga que Málaga pase de poder tener un tercer hospital a “quedarse sólo con uno”

Málaga, 30 de enero de 2014.- La vicesecretaria de Acción Política del Partido Popular de Málaga, Patricia Navarro, ha exigido hoy a la Junta de Andalucía una sanidad pública malagueña y andaluza “con menos políticos y con más sanitarios”. Así lo ha reclamado la popular junto con el secretario de sanidad del PP andaluz y malagueño, Ignacio Souviron, quien ha lamentado el “pésimo estado de salud de la sanidad pública malagueña”.

En esta línea, Navarro ha criticado que mientras los sanitarios del sistema público “sufren un hartazgo más que comprensible por la mala gestión del Gobierno andaluz, algo que genera una fuga de capital humano” la Junta, mientras tanto, “se dedica a aumentar los cargos de libre designación”. “En el último año, se han producido más de 7.600 despidos en Andalucía, más de 1.500 en Málaga; mientras que en el mismo periodo los cargos de libre designación en el SAS han aumentado en 400”, ha expuesto.

Tal y como ha subrayado, la situación “llega a límites insostenibles” sobre todo “cuando nos encontramos con que la Junta pretende solucionar problemas a golpes de sustituciones y nuevos dedazos”, ha sostenido en relación a que “en plena expansión de la gripe A, situación que genera incertidumbre e inquietud entre la población, los responsables políticos dan la callada por respuesta” además de “asistir a un cambio del cuadro directivo y de gestión del SAS”.

“Hay un mutismo absoluto y una falta de transparencia total”, ha destacado la también senadora por la formación malagueña a la vez que ha asegurado que lo que se conoce sobre la enfermedad “es lo que nos trasladan los medios de comunicación”. Ante ello, se ha cuestionado “si es el momento más oportuno para esos cambios, provocando incertidumbre mientras se reparten los sillones”.

Es por ello por lo que ha instado tanto a la Junta como al responsable territorial del ramo, Daniel Pérez, a que haya transparencia e información en torno a la gestión sanitaria de la gripe A. Extremo que ha apoyado Souviron, quien ha recordado que “es un problema que preocupa mucho a los ciudadanos”.

“No vamos a incitar a la alarma social, pero la información es fundamental”, ha indicado el popular a la vez que ha asegurado que los cambios en el SAS “se han producido en el peor de los momentos” cuando “se tenía que haber hecho hace mucho tiempo”.

De esta forma, ha lamentado que la mayoría de comunidades autónomas hayan congelado o incluso hayan aumentado su presupuesto para este año,  salvo en Andalucía que “vuelve a recortar pese a que ya estaba en la cola”. De hecho, ha recordado que en 2013 se produjo un recorte del 10,8%, al que se suma el de 2014 del 2,1%.

“Somos los últimos en España en gasto sanitario por habitante; la Junta no paga a proveedores y tiene que venir el ministerio de Hacienda a pagar gracias a sus planes; generan alarma en torno a la subasta de medicamentos; las infraestructuras sanitarias están paralizadas y, mientras, nos encontramos al delegado de sanidad vendiendo humo intentando politizar la sanidad con el cuarto plan de salud”, ha argumentado.

“Desmantelamiento de la sanidad pública”

Asimismo, Souviron ha explicado que la Junta “está realizando un  desmantelamiento de la sanidad pública” ya que “a pesar de que nos prometieron un tercer hospital en la provincia al final sólo vamos a contar uno debido a la fusión que están haciendo de los dos centros regionales, el Carlos Haya y el Clínico, algo que está poniendo en pie de guerra a muchas asociaciones”.  “Málaga va a pasar de poder tener un tercer hospital a quedarse sólo con uno”, ha asegurado.

Para el popular, esto provoca “un colapso asistencial insostenible” hasta el punto que, tal y como ha extraído de una encuesta sobre la “oscura fusión”, los propios profesionales sanitarios –realizada al 76 por ciento de los médicos de Carlos Haya– opinan que esta acción no va a mejorar el sistema”. En concreto, sólo el 11 por cierto ha dicho que ha sido informado adecuadamente; el 3 por cierto que la fusión va a mejorar la asistencia; o tan solo un 1 por ciento que cree va a mejorar las condiciones laborales.

“Para la Junta ya no cuela el mensaje de culpar al Gobierno de Rajoy, tiene que pensar que la fiesta se ha acabado; que piense más en el eje del sistema sanitario en Andalucía, que son los pacientes y los profesionales”, ha sentenciado finalmente.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.