El PP destaca el compromiso del Gobierno central con Andalucía en materia de becas


  • Navarro valora que “por fin se premia el esfuerzo y el afán de superación y no la dejadez y la desidia”
  • Critica el uso partidista que hace la delegada provincial de Educación de su cargo institucional

Málaga, 18 de marzo de 2013.- La senadora por el PP de Málaga Patricia Navarro ha destacado hoy el compromiso del Gobierno central con la Comunidad autónoma andaluza en materia de becas, de tal forma que ha aumentado el presupuesto en este capítulo destinado a la región en 25 millones de euros más.

“Supone un incremento del 17,3 por ciento respecto a lo presupuestado el año anterior, por lo que queda claro el compromiso del Ejecutivo que preside Mariano Rajoy con una educación de calidad y en la que impere la igualdad de oportunidades”, ha señalado Navarro.

Respecto al endurecimiento de los requisitos para acceder a estas ayudas, Navarro ha defendido que “por fin se premia el esfuerzo y el afán de superación y no la dejadez y la desidia”. “Caben dos posibilidades, o ayudar a los que más trabajan y son más responsables o a los que suspenden varias asignaturas y dejan sin beca a los que sí se lo han merecido por sus méritos”, ha comparado Navarro.

“Es lo que en muchas ocasiones pasa en Andalucía”, ha recordado la senadora popular, que ha criticado que la Junta permita obtener el título de ESO y bachillerato a alumnos con cuatro o cinco suspensos, “y todo por tapar el fracaso escolar”.

En este sentido, la dirigente popular considera que las diferencias en las políticas de educación del Gobierno central y andaluz “son bastante evidentes”. “Mientras el Ejecutivo central aumenta el presupuesto para becas, la Junta prácticamente no ejecuta sus programas de ayuda anunciados a bombo y platillo”, ha lamentado.

En concreto, respecto a la Beca 6.000, Navarro ha denunciado que la Junta recorta su aportación y no ejecuta el presupuesto destinado en su totalidad. De hecho, al comienzo de la pasada legislatura la Junta se comprometió a que este programa fuera destinado a los alumnos que perteneciesen a familias con rentas modestas, “pero la realidad es que la gran mayoría de los solicitantes se enfrentan a una serie de condiciones excesivamente restrictivas, por lo que esta medida llega a muy pocos beneficiarios”.

La senadora ha detallado que en el primer curso de implantación de la Beca 6.000, de las 26.892 solicitudes, la Junta concedió 3.683, “poco más del 13 por ciento de los alumnos solicitantes, mientras que en los dos cursos anteriores los beneficiarios no superaron el 21 por ciento”.

Asimismo, ha recordado que del presupuesto de 2011, la Junta sólo ejecutó un 38 por ciento de los créditos inicialmente aprobados –lo que supuso un recorte de 23,5 millones de euros-. “Si a esto le añadimos que la Junta redujo en el presupuesto de 2012 la cuantía para becas en 11 millones, queda claro cuál es la apuesta de una administración y otra”, ha afirmado.

Uso partidista de las instituciones

Por todo ello, ha retado a la delegada provincial de Educación y Cultura, Patricia Alba, a “que dé con detalle el número de becas solicitadas por alumnos malagueños a cuenta de la Beca 6.000 y cuántas han sido aprobadas”. “Es a lo que debería dedicarse la representante de la Junta de Andalucía en Málaga en cuestiones educativas, y no en usar a esta institución para dar ruedas de prensa partidistas de oposición al Gobierno central”.

“Nuevamente hay que recordarle al PSOE que la Junta de Andalucía no es una rama más de su acción política, si no una institución que representa a todos los andaluces”, ha indicado, a lo que ha añadido que “no es culpa de ninguno de los ciudadanos que los socialistas se hayan quedado sin credibilidad y sin voces referentes y tengan que acudir al paraguas de una administración para intentar que les hagan caso”.