El PP asegura que 2013 será “un año negro” para la sanidad andaluza por la gestión del bipartito


Corredera advierte de que el Gobierno andaluz “pretende ocultar su sablazo a los presupuestos de Salud echando la culpa al Ejecutivo central”

La vicesecretaria de Organización del PP-A y portavoz de Sanidad de la formación en el Parlamento de Andalucía, Ana Corredera, ha asegurado hoy que 2013 será “un año negro” para la sanidad andaluza debido a la gestión del bipartito, “que ha metido un sablazo histórico a los presupuestos de Salud que intenta ocultar echándole la culpa de todo al Gobierno central”.

En concreto, el recorte en los presupuestos andaluces de la Consejería de Salud para 2013 es de 945 millones de euros, lo que supone una bajada del 10,13 por ciento, ha explicado la dirigente popular, que ha comparecido junto al secretario regional y provincial de Sanidad del PP, Ignacio Souviron.

“Esta merma en la apuesta del Gobierno andaluz por la sanidad se traduce en el hecho de que nuestra comunidad autónoma es la penúltima en gasto sanitario por habitante, algo de lo que nadie puede enorgullecerse”, ha señalado Corredera, que ha añadido que el gasto sanitario medio por andaluz es de 999,19 euros, mientras que la media española es de 1.191,11 euros.

La vicesecretaria de Organización de los populares andaluces ha subrayado que echarle la culpa al Gobierno central de estos recortes “es una mentira fácilmente desmontable, ya que la reducción del Ejecutivo central en este sentido ha sido para 2013 de 15,4 millones de euros, lejos de lo recortado por el Gobierno andaluz”.

La dirigente popular ha lamentado otras de las consecuencias de estos recortes por parte de PSOE e IU al frente del Ejecutivo andaluz como los recortes salariales del cinco por ciento o del diez por ciento en complementos, así como los cierres los viernes por la tarde y los sábados por la mañana de centros de salud.

Asimismo, Corredera ha criticado al Ejecutivo liderado por José Antonio Griñán “por tener un doble discurso en el que por un lado dicen que sólo defienden la sanidad pública sin explicar que una parte importante del sistema se sustenta en centros hospitalarios privados concertados.

En este sentido, ha detallado que en Andalucía, a fecha de 2011, hay 17 hospitales de gestión privada que mantienen un concierto con la administración regional, cuatro de los cuales están en la provincia de Málaga. “Estos centros asumen buena parte de la actividad sanitaria, de tal forma que en 2011 tuvieron más de 396.000 estancias (en Málaga más de 57.000) y más de 390.000 consultas externas (En la provincia más de 22.000), por poner un ejemplo”, ha indicado.

Por todos estos motivos, Corredera considera que 2013 será “un año negro” desde el punto de vista sanitario “y en el que también hemos empezado a ver cómo a profesionales que llevaban trabajando en el Servicio Andaluz de Salud más de 10 años ahora les van renovando los contratos mes a mes, mientras que la Junta no ha eliminado ni uno solo de los 4.200 cargos de libre designación de la sanidad andaluza”.

“El PP andaluz ha solicitado la comparecencia de la consejera del ramo, María Jesús Montero, porque queremos que nos explique cuál es la situación de la sanidad andaluza con estos recortes que está llevando a cabo el bipartito”, ha concluido Corredera.

Por su parte, Souviron ha recordado que la provincia de Málaga “sufre un tremendo déficit sanitario” desde hace años y que ahora se agrava con esta situación. “Vemos, por ejemplo, como se vende mucho humo en torno a grandes proyectos que después no se hacen, como los CHARE de Estepona y Fuengirola-Mijas, el tercer hospital de la capital y el macrohospital, la paralización de la remodelación del Hospital Costa del Sol o la dejación a la hora de poner en marcha el CHARE del Guadalhorce”, ha enumerado.

Además, también ha mostrado su preocupación ante el hecho de que se fusione el hospital Carlos Haya con el Clínico, “presuntamente para que haya un ahorro en puestos directivos pero que se está traduciendo en reducción de plantilla y servicios”. “Hay pacientes que llevan días es sillones y pasillos, y los propios sindicatos reconocen las reducciones de plantilla”, ha advertido Souviron que se ha cuestionado “si este es el modelo sanitario que quiere instaurar el bipartito”.