El PP alerta del “despropósito estético” del sistema de vigilancia de la Junta en los Dólmenes


El portavoz del Partido Popular de Málaga, José Ramón Carmona, ha alertado hoy del “despropósito estético” del sistema de vigilancia instalado por la Junta de Andalucía en el Conjunto Dolménico de Antequera, que ha consistido en la colocación de una farola con cámara a tan sólo tres metros de la entrada al dolmen de Menga.

 

“Sin cuidar el impacto visual y sin tener en cuenta el entorno en el que se encuentra, el Gobierno andaluz ha arreglado el problema de seguridad plantando una farola en medio del conjunto dolménico y además rompiendo la panorámica que desde allí hay de la Peña de los Enamorados”, ha lamentado el dirigente popular.

 

En este sentido, Carmona ha explicado que tanto desde el PP como desde el Ayuntamiento de Antequera, se ha solicitado a la Junta en reiteradas ocasiones “que mejorara la seguridad del Conjunto Dolménico, ya que este importante Patrimonio Mundial de la Unesco no cuenta con vigilancia y existe la preocupación respecto a que se puedan sufrir daños irreparables”.

 

“En el Gobierno andaluz deben creer que con una camarita como las que se instalan en los ascensores es suficiente; pero es que encima ni han cuidado la instalación, colocando en pleno conjunto dolménico una farola gris, de varios metros de altura, que choca nada más verla”, ha criticado el portavoz de los populares malagueños.

 

Por esta razón, Carmona ha asegurado que su formación va a llevar este asunto al Parlamento andaluz, porque “queremos saber con base a qué estudio se ha llevado a cabo la instalación de este pionero sistema de seguridad”, ha ironizado, recordando al Gobierno andaluz que “lo que se está pidiendo vigilar es ni más ni menos que Patrimonio Mundial de la Unesco, en un entorno privilegiado, entre el Conjunto Dolménico y la Peña de los Enamorados, por lo que sería exigible un poco más de profesionalidad”.

 

Al respecto, el dirigente popular ha precisado que el artífice de la investigación que supuso la posibilidad de que los dólmenes tuvieran un reconocimiento mundial, Michael Hoskin, determinó que dos de los tres megalitos, el de El Romeral y el De Menga, rompían con la pauta seguida por el resto de dólmenes al no estar orientados hacia el sol. “Precisamente el de Menga mira hacia la Peña de los Enamorados, y ahora, en esa conexión milenaria, tenemos en medio una farola”, ha criticado, considerando que esta circunstancia merece una respuesta parlamentaria ante el requerimiento registrado hoy mismo por los populares.

 

“Ya va siendo hora de que la Junta de Andalucía se tome en serio el cuidado del Conjunto Dolménico, porque el reconocimiento de la Unesco no es flor de un día, sino que conlleva un compromiso permanente en cuanto a la protección y difusión de este magnífico patrimonio”, ha concluido.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.