Bendodo asegura que Málaga va a ser de las provincias más beneficiadas de España por la reforma de la administración local


  • Reclama a la Junta que liquide los 2.000 millones de euros que debe a los ayuntamientos de la región
  • Cuestiona el miedo de otras formaciones políticas a ahorrar o definir competencias con esta norma

Escucha parte de las declaraciones de Bendodo

Málaga, 29 de julio de 2013.- El presidente del PP de Málaga, Elías Bendodo, ha asegurado hoy que Málaga va a ser de las provincias más beneficiadas de España y de Andalucía por la reforma de la administración local. De este modo, el presidente de los populares malagueños ha valorado junto al presidente del Consejo de Alcaldes del PP-A, Pedro Fernández Montes, y el presidente del Consejo de Alcaldes del PP de Málaga, José María García Urbano, el proyecto de ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local.

Bendodo, ha apuntado que se trata de una norma que “demuestra el espíritu reformista que ha caracterizado al Gobierno de Rajoy” a la vez que deja patente “su apuesta por los municipios”. “Va beneficiar al conjunto de los municipios, pero muy especialmente a los de la provincia”, ha reiterado a la vez que ha sostenido que la ley “nace de una realidad y una necesidad”.

“Es evidente que el pacto local planteado hace décadas no se ha hecho realidad” ha explicado, por lo que “las comunidades han asumido competencias y dinero, mientras los ayuntamientos han ofrecido las soluciones sin contar con la financiación”. Para Bendodo, Málaga “ha comprobado cómo la Junta elude competencias: ni paga sus deudas, ni paga los convenios que firma” mientras que a la vez “recorta dinero a los ayuntamientos, a los colectivos y a asociaciones y destina sus presupuestos a engordar su administración paralela”.

Asimismo, ha concretado que el conjunto de la sociedad “clamaba este cambio” ya que los ciudadanos “necesitan saber dónde dirigirse para solucionar uno u otro problema; exigir responsabilidades; conocer qué se hace con su dinero; cuánto cuestan los servicios; cuántos concejales tienen dedicación total; cuánto cobran o cuántos cargos de confianza hay, entre otras cuestiones”.

“La  Junta de Andalucía es la administración autonómica más morosa de España”, ha espetado a la vez que ha aclarado que esta ley obliga a las comunidades a asumir sus competencias y a pagar lo que deben a los ayuntamientos. Por ello, ha reclamado que cada administración asuma sus competencias y que, por tanto, el Gobierno andaluz “abone los 2.000 millones de euros que debe a los ayuntamientos de la región”.

En esta línea, se ha cuestionado “¿quién tiene miedo a que se ahorre en sueldos de alcaldes, concejales y directivos? ¿O quién lo tiene a que cada administración asuma una competencia y los ciudadanos sepan dónde dirigirse? ¿Por qué temer a que los convenios que se firman se cumplan o que se ahorren 8.024 millones de euros en el funcionamiento de las administraciones en todo el Estado?”.

“El PP desde luego no tiene miedo”, ha sostenido. “Nuestra formación apoya esta transparencia, claridad y definición perfecta de las competencias en el marco administrativo”, ha concretado el líder de los populares malagueños a la vez que ha apuntado a que “se ponga fin al centralismo de PSOE e IU, donde la Junta se queda con la financiación tanto de los ayuntamientos como de la Diputación”.

Así, ha criticado que ambas formaciones “hacen un flaco favor al municipalismo y a los ayuntamientos” al criticar esta norma ya que “es fundamental que exista una administración, una competencia”.

Por tanto, ha destacado que con esta norma “por fin la Junta asumirá sus responsabilidades por lo que hace y no hace; que elimine gran parte de la administración paralela y los ayuntamientos puedan dedicar sus presupuestos a competencias y responsabilidades y no a tapar las vergüenzas de la Junta”.

Finalmente, ha insistido en los beneficios que la reforma de la administración traerá a la provincia a la vez que ha lamentado que “los ayuntamientos son las principales víctimas de la forma de entender la política del bipartito”.